Edificio Moneo

Espai Cúbic

El edificio Moneo, sede actual de la Miró Mallorca Fundació se inauguró en 1992. Proyectado por el arquitecto Rafael Moneo es el resultado de la donación de Pilar Juncosa, viuda de Miró, a la ciudad de Palma.

  • Espacio de exposición

    • Espai Cúbic
  • Fechas

    • 24 marzo — 1 septiembre 2022
  • Inauguración

    • 23 marzo 2022
    • 19:00
Exposiciones

«Miró más allá del lienzo»

24 marzo — 1 septiembre 2022

Los soportes físicos utilizados por Joan Miró a lo largo de los años van desde el tradicional lienzo, que llega incluso a rasgar y perforar, a diferentes calidades de papeles, maderas y cartones, hasta materiales insólitos como papel de lija, corcho, arpillera, lona, pieles, fibrocemento, Masonita, Celotex y metales como cobre o aluminio.

Sense títol, sense data. Pintura. Oli, guix i llapis de grafit damunt masonita

A la conocida intención de Miró de ir más allá de la pintura, de relegar el virtuosismo técnico en favor de una profunda realidad poética, se le suma la voluntad de experimentación con todo tipo de medios y técnicas. El aspecto material de su obra, la elección del soporte físico y el instrumento, contribuye de manera decisiva tanto al choque inicial como al resultado final y su efecto en el espectador. El propio Miró habla de cómo este primer gesto le sitúa en un cierto estado de ánimo, imprescindible para afrontar el trabajo.

Los soportes físicos utilizados por Joan Miró a lo largo de los años van desde el tradicional lienzo, que llega incluso a rasgar y perforar, a diferentes calidades de papeles, maderas y cartones, hasta materiales insólitos como papel de lija, corcho, arpillera, lona, pieles, fibrocemento, Masonita, Celotex y metales como cobre o aluminio. La variedad de soportes sirve de base a su experimentación con todo tipo de técnicas: pintura, dibujo, collage, escultura o tapiz, en su incansable ansia por abordar nuevos retos artísticos y abrir caminos inexplorados.

Esta exposición recoge una selección de pinturas sobre soportes inusuales, elementos descartados, reutilizados o encontrados en los talleres que incorpora como punto de partida y base de sus obras, dándoles una segunda vida. Miró no parte de una idea preconcebida, sino que se deja guiar por la materia, el encuentro fortuito y el choque que provoca. El propio proceso creativo se va adaptando a los dictados y necesidades del material, dando rienda suelta a la expresión más salvaje del artista.

 

 

 

"Le Lézard aux plumes d'or", 1971. Tapís. Llana, cotó i jute

En el Espai Cúbic se muestran algunos ejemplos del trabajo con Josep Royo en la técnica del tapiz, donde el lenguaje mironiano, en este caso las litografías de Le Lézard aux plumes d’or, se traslada sobre un soporte textil. Será sobre todo con los llamados Sobreteixims, de los cuales se recogen algunos dibujos preparatorios y fotografías, donde Miró desafía los límites de la propia técnica en la exploración, manipulación y hasta destrucción del soporte. En esta libertad consigue recuperar la esencia, una dimensión más profunda que se esconde más allá del lienzo.

"Le Lézard aux plumes d'or". Llibre il·lustrat. Litografia damunt paper

Le lézard aux plumes d’or (El lagarto de las plumas de oro) contiene un texto poético de tono marcadamente surrealista, incluído en un cuaderno que Miró preparó entre 1936 y 1939 pensando probablemente en un libro. Se publicó el año 1945 en la revista Cahiers d’Art bajo el título Jeux poétiques.

Es un libro construido a partir de la utilización de la litografía, empleada tanto en la realización de las quince litografías que contiene como en la impresión de las páginas del texto que reproducen la escritura manuscrita de Miró. Esta solución, que identifica al autor del texto nada más abrir el libro, mantiene un perfecto equilibrio entre la fuerza del grafismo mironiano y el impacto visual de las imágenes que contiene el libro.

La exposición incluye cinco tapices donde observamos todas estas cualidades. Se trata de obras inspiradas en el libro de poemas de Le lézard aux plumes d’or, ilustrado y escrito por Joan Miró en el año 1971, del cual exhibimimos cinco litografías.